Mientras en el recinto se debate la Emergencia Social, diputados de la oposición se ponen de acuerdo en un proyecto común para modificar el impuesto a las ganancias. Si el dictamen de CAMBIEMOS es rechazado, corresponderá tratar la propuesta del FPV, que grava la renta financiera y al juego, y restituye las retenciones al agro y a la minería. Si se logra el acuerdo, ese dictamen podría incorporar modificaciones de otros bloques. A las 18.00 horas, la oposición dará una conferencia de prensa en la que anunciarían el acuerdo.

En una sesión de final abierto, referentes de diversos bloques de la oposición mantienen reuniones para definir un texto común diferente al que impulsa el oficialismo. Así, el massismo, el kirchnerismo y el bloque justicialista referenciado en Diego Bossio se encuentran en plena negociación para impulsar un proyecto propio para modificar el impuesto a las ganancias.

Cuatro son los dictámenes que serán puestos a consideración (ver detalle al final): el de CAMBIEMOS es el dictamen de mayoría, y será el primero en tratarse. Sin embargo, hasta el momento no junta los 129 votos necesarios para ser aprobado. En caso que ese dictamen sea rechazado, el segundo dictamen en tratarse será el del Frente para la Victoria. En tercer lugar el del Frente Renovador y finalmente, la propuesta del Frente de Izquierda.

En caso que el dictamen de CAMBIEMOS sea rechazado, la Cámara deberá tratar el dictamen de minoría que reunió la mayor cantidad de firmas: el del Frente para la Victoria. Para compensar el costo fiscal de la modificación del impuesto, el FPV propone reponer las retenciones a la soja y a la minería, reincopora el impuesto a los bienes personales, grava a la renta financiera (mediante tributos a los ingresos producidos por intereses generados por depósitos de alto monto y por la compra venta de acciones) y a los juegos de azar.

Ni CAMBIEMOS, ni el FPV, ni el Frente Renovador cuentan por sí solos con los 129 votos necesarios para aprobar su iniciativa. Por tal motivo, bloques de la oposición, sobre todo el FPV y el Frente Renovador, pero también el Bloque Justicialista de Diego Bossio, están negociando a contrarelojs un dictamen unificado.

Entretanto, la oposición anunció una conferencia de prensa para las 18.00 horas, en la que anunciarían un acuerdo entre el FPV, el Frente Renovador, el Bloque Justicilaista, el GEN de Margarita Stolbizer y el Partido Socialista.


 

La modificación al Impuesto a las Ganancias fue uno de los ejes centrales de la campaña electoral 2015. Llegaron a la consideración del pleno cuatro propuestas de dictamen variopintas:

1) Dictamen de mayoría (Cambiemos)

Propone elevar en un 15 por ciento el mínimo no imponible. A su vez, estipula que las alícuotas comenzarán en el 2 por ciento e irán subiendo en cinco puntos por escala hasta llegar al tope del 35 para los que más ganan. El articulado será debatido mañana en el recinto, el oficialismo estaría dispuesto a elevar el mínimo no imponible propuesto.

Por otra parte, en el tratamiento en comisión fueron ampliadas las deducciones sobre el gravamen contemplando alquileres, cónyuges y viáticos. Para financiar la medida, el proyecto busca establecer un impuesto directo a las máquinas tragamonedas y otro indirecto a las apuestas.

2) Dictamen de minoría 1 (FPV-PJ)

Modifica el cálculo del impuesto. En la propuesta del bloque más grande, luego de Cambiemos, sugieren implementar un cálculo del monto que correspondería pagar según la alícuota correspondiente a la ganancia neta anual y luego detraer las deducciones.

Respecto a las alícuotas y escalas, establece para las primeras un tope de 35 puntos y un mínimo de cinco. Las escalas serían 7 y se establecerán de acuerdo a la distribución percentílica de los salarios del SIPA del año anterior.

De cara al financiamiento, el dictamen del FPV propone aumentar las alícuotas para Juegos de Azar, gravar la remisión de utilidades al exterior, los depósitos a plazo fijo y Lebac superiores a 1,5 millones de pesos y las ganancias provenientes de inversiones financieras y en divisas.

3) Dictamen de minoría 2 (Federal UNA, Justicialista y PS)

Busca reducir la base de tributadores a la mitad. Plantean elevar el mínimo no imponible a 48 mil pesos de bruto para los trabajadores casados y a 34 mil para los solteros.

Para financiar la disminución de ingresos para el Gobierno nacional y las provincias, recomiendan gravar la renta financiera, reinstalar las retenciones mineras y establecer impuestos al juego.

4) Dictamen de minoría 3 (FIT)

Impulsado por el Frente de Izquierda, este es el dictamen más radical. Propone la eliminación del impuesto sobre «cualquier concepto» que perciba un trabajador en relación de dependencia bajo convenio.

A su vez, establece una excepción para gravar a las personas que «forman de parte de elencos directivos, ejecutivos, gerenciales y de control de sociedades, empresas y organizaciones, estén o no estén constituidas regularmente».