El Presidente Mauricio Macri inauguró el 135° ciclo parlamentario. En un discurso que duró una hora, el jefe de Estado contrastó su gestión con la anterior y solicitó que el Congreso trabaje “responsable y colaborativamente” en el abordaje de una serie de leyes que consideró claves para el futuro argentino: la reforma electoral, mercado de capitales, responsabilidad empresaria y la ley de Emprendedores.

Adelantó que presentarán un decreto para regular los conflictos de intereses, luego de las acusaciones que surgieron de su vinculación personal con Correo Argentino y los vuelos de bajo costo.

Además, resaltó que la ética y la transparencia no son facultades obligatorias solo para los funcionarios y aclaró que también compromete al sector privado. Pidió que el Congreso debata y sancione la ley de responsabilidad empresaria.

Objetivos económicos

En materia económica, Macri subrayó la necesidad de desarrollar un sistema comercial más competitivo. Estimó que hace falta “cambiar mucho” para que “la productividad y las exportaciones lleguen a su potencial real”.

También enfatizó en las gestiones de comercio exterior. Resaltó que se logró la apertura de 22 nuevos mercados internacionales para 40 productos nacionales. Hizo hincapié en el rol del turismo como generador de divisas. Y reivindicó la reglamentación de la ley que devuelve el IVA a los visitantes de otros países.

A su vez, solicitó “encontrar la manera responsable de aprovechar la gigantesca potencialidad minera”. Aclaró que tendría que darse “cuidando el medio ambiente y favoreciendo a la gente”.

Respecto al proyecto de ley de emprendedores, el Presidente subrayó que hace falta que se sancione para facilitar la creación de ideas novedosas. Bregó para estimular las “decenas de sectores industriales y servicios de nivel internacional”.

A su vez, anticipó que, con el objetivo de convertir al país en un polo tecnológico internacional, enviarán al Congreso una propuesta de modificación a la ley de datos personales, “así más empresas podrán radicarse y generar trabajo”.

“Necesitamos más créditos, a menores tasas, plazos más largos y en nuestra moneda. Esto se construye con confianza, con crédito, reduciendo el déficit fiscal y con bancos públicos más comprometidos con el desarrollo de pymes. También con mejores regulaciones”.

En ese sentido recordó que la Cámara de Diputados tiene pendiente el tratamiento de la reforma del Mercado de Capitales para aprovechar el ahorro y generar empleo.

Además, comentó que desarrollarán la investigación pública y privada en investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación productiva.

De cara al sistema impositivo, Macri señaló: “Necesitamos una reforma tributaria, seria y profunda para dejar de aplastar a quienes crean y tener un sistema equitativo, progresivo y simplificado”. En esa línea cuestionó “actitudes oportunistas” que bloquearon el consenso de las medidas. “Nación y provincias tenemos que ir a esta discusión con generosidad, responsabilidad y una visión de largo plazo”.

También hizo foco en el régimen de coparticipación. Indicó que es una deuda pendiente desde la sanción de la Constitución Nacional de 1994.

Escenario económico

Ante la Asamblea Legislativa, el mandatario defendió el curso de las políticas públicas que desarrolló en los 15 meses de gobierno. Indicó que están dando los pasos necesarios para que el país pueda crecer sostenidamente. Remarcó que el espíritu del trabajo realizado desde que asumió está orientado al largo plazo y cuestionó medidas del pasado que estaban diseñadas para un aprovechamiento inmediato. “El corto plazo es atractivo, pero se agota y deja las cosas peor que antes”, subrayó.

A su vez, consideró que se están manifestando mejoras en la economía. “El 2017 va a ser un mejor año que el anterior” y pronosticó mismos resultados de crecimiento para 2018 y 2019. “Cada año vamos a estar mejor porque estamos sentando bases sólidas y duraderas”.

En referencia al aumento sostenido del costo de vida, Macri sostuvo que “la inflación es tóxica, destruye el salario de los trabajadores, dificulta ahorrar, paraliza la inversión y nos impide mirar a largo plazo”. Se diferencio de los gobiernos anteriores indicando que la “habían querido esconder”, pero que su decisión fue la de “enfrentarla” y “hoy está en un claro camino descendente”.

“El BCRA cumplió con sus metas, en el segundo semestre la inflación fue del 8,9 por ciento, que anualizada es la más baja desde el 2008. La tendencia es clara: empresarios y trabajadores deberían tener en cuenta las nuevas metas que se ha impuesto el Banco Central para el 2017 de una inflación entre el 12 y el 17 por ciento”.

Para el 2019, resaltó, que la expectativa es una inflación menor al 5 por ciento.